Sobre la savia haitiana: Patogénesis de una isla esclavista y esclavizada. Comentario a la sociabilización. Parte II

Firmin sostenía que en Haití existen todos los matices de mestizajes: “Lo que es más, subraya que ‘los pueblos retrasados tienen necesidad del contacto con los pueblos avanzados para desarrollarse y progresar’… Esto equivale a afirmar que el pueblo negro ya no es lo que era en África, y que sufrió una mutación en el orden de la civilización que se transparenta en su tipo físico, ya que el “clima relativamente benigno” en Haití genera “este mejoramiento rápido de las formas corporales” (Hurbon, 1997:46-47). Con esta atmósfera social imaginaria de la élite político-cultural, a fines del s. XIX el país experimentaba otro proceso de inestabilidad política:

En 1888 la marina norteamericana apoyó la insurrección de los militares al norte contra el gobierno de Légitime; en 1902 el gobierno alemán prestó su apoyo al gobierno de Nord Alexis en contra de Firmin; en 1912 los sirios residentes en Haití coadyuvaron al complot contra el gobierno de Leconte, el cual culminó en la explosión del palacio nacional; en enero de 1914, a la caída del gobierno de Michel Oreste, marines alemanes, norteamericanos y franceses desembarcaron en Puerto Príncipe para “proteger a los súbditos respectivos”; el 26 de mayo de 1914 un cañonero inglés vino a exigir del gobierno haitiano una fuerte indemnización para los señores Peters, quienes alegaban daños sufridos durante anteriores insurrecciones; en diciembre de 1914 marines norteamericanos del barco Machias desembarcaron en Puerto Príncipe para sustraer medio millón de dólares de las arcas del Banco Nacional de Haití.(Castor, 1971: 18-19)

¿Cómo pensar el tipo de sociabilización haitiana sin hacer notar el juego en las relaciones de poder locales? Es llegado a esta pregunta cuando se define otra ¿Qué pensar sobre la dicotomía imaginario/realidad dentro de los márgenes de la sociabilización haitiana? Porque si no se define en primer término el imaginario social no se podrá dilucidar cómo es la comportamiento real en términos histórico y culturales. El imaginario social haitiano cobra importancia a raíz de lo anteriormente enunciado: “Después de su Independencia Haití sufrió un largo período de aislamiento internacional promovido por las potencias europeas, que no admitían la existencia de una nación gobernada por ex-esclavos lo que implicaba una amenaza para sus propios sistemas esclavistas” y este aislamiento conllevó una serie de muestras “científicas” elaboradas en el exterior (fuera del territorio haitiano), entre las cuales estaba la creación de una imagen de país bárbaro, caníbal, salvaje, “sin fe ni ley y crueles”, vuduizante y satánico, estereotipos destinados a los demás países del Caribe con el objetivo de  advertir del peligro que representaba un país gobernado por negros.

Entonces el imaginario haitiano debe ser analizado a la luz de esta dicotomía para entender de forma cabal su tipo de sociabilización y por ende su comportamiento ante su realidad (su vida humana). A demás añadiendo que el sentido de lo imaginario debe ser comprendido como una metáfora: alimento de la realidad, ya que la realidad haitiana es profundamente miserable (realidad paupérrima como cualquier pueblo en esas condiciones genera espacios de escape al mismo, en este caso la “superstición” o erotismo (diría Georges Bataille) de herencia africana son el principal motor de una realidad social, en términos asequibles el imaginario crea la realidad como a su vez la realidad moldea el imaginario social):

1º Encontramos una doble dicotomía que debe ser entendida en su idea occidental, en este caso como herencia de la época moderna (antes de 1789) más propiamente como herencia del cristianismo: la imagen del mal y el bien.

2º Las relaciones de poder político son también relaciones de poder sagradas, la herencia africana es evidente hasta la actualidad, sobre todo en la creación de un panteón de espíritus protectores (demonios) que se encargan de insuflar pwens (designa el poder sobrenatural o la fuerza mágica que protege contra los ataques del otro) o gads a quienes tienen por devotos incesantes (con aspiraciones de ascenso en la escala socio-económica haitiana). Por ejemplo: las sociedades “secretas” conformadas por los bòkòs (magos y curanderos, sirven tanto para el bien como para el mal; el mismo término es empleado con frecuencia para designar al sacerdote vudú, el oungan: sacerdote vudú), dignatarios de cofradías, los privilegiados entre los campesinos, los notables de la ciudad o de la aldea, jefes políticos (Papá Doc), los Tonton-macoutes (los tristemente célebres milicianos defensores de la dictadura de Duvalier), tienen ambiciones, y dan signos de verosimilitud de su poder: “El jefe de la sección rural a veces forma parte de esas bandas y en todo caso debe dar su autorización para su salida, tal y como lo hace de ordinario para cualquier ceremonia vudú. La participación en esos grupos permite afianzar el poder personal, vengarse de un enemigo, tener éxito en una empresa cualquiera, o ejercer control sobre la comunidad”. (Hurbon, 1997: 126)

3º Hay un mito que pesa mucho en la conciencia haitiana y por ende en la imagen internacional: la idea de una sociedad vuduizante y antropófaga (caníbal); ello requiere que contestemos la pregunta: ¿Qué se entiende por mito? Mito según Margarita de Orellana “no se entiende necesariamente falsedad o falsificación. La palabra mito no es de ninguna manera utilizada aquí como sinónimo de mentira, sino como se le entiende en la antropología y la historia: como una narración considerada verdadera por un grupo social y que le da sentido a algunas de las actividades del grupo”. (1983)

En México las noticias actuales no difieren de prácticas antropofágicas, hace un mes aproximadamente los medios reportaban que “testimonios de ex integrantes del grupo criminal Los Caballeros Templarios, confirman que para los ritos de iniciación comían órganos humanos, como un acto de deshumanización, fortalecer la conciencia de grupo y perder el miedo al terror”. (El Economista, 23 de marzo 2014)

Los ritos de iniciación y consumo de carne humana entre integrantes del crimen organizado fueron iniciados en México por el grupo criminal los Zetas, brazo armado del Cártel del Golfo. Cabe recordar que Los Zetas estuvieron entrenados por Kaibiles desertores. Este agrupamiento es considerado una de las mejores fuerzas especiales en el mundo. La prensa guatemalteca registra en algunas publicaciones que durante el entrenamiento en la escuela Kaibil a las tropas les hacen comer carne cruda de un animal y beber su sangre, ello, como parte de su entrenamiento denominado supervivencia. Para Salvador Maldonado, académico del Colegio de Michoacán, este tema de los ritos de iniciación “son cosas demasiado “amarillistas”, en un contexto mucho más complicado e importante, como el desorden político-institucional que vive el estado”. (El Economista, 23 de marzo 2014)

El mito del canibalismo suscita así un tema mucho más complejo, puesto que representa no sólo la destrucción del ‘otro’ sin más como lo hace ver la american postmodernity (igualmente válida la premisa), representa también el consumo del ‘otro’ que es igual a ‘mí’, como una herencia tergiversada (no hay sacralidad) de los bacanales primigenios que operaban bajo la lógica de éxtasis y embriaguez erótica (entre la vida y la muerte como máximas representaciones de lo humano):

En principio, el erotismo es la realidad más conmovedora, pero al mismo tiempo, la más innoble. Incluso después del psicoanálisis, los aspectos contradictorios del erotismo son innumerables: su fondo es religioso, horrible, trágico e incluso inconfesable, ya que es divino… El único medio de acercarse a la verdad del erotismo es el estremecimiento (Bataille, 2013: 84)

4º Por último referir a la metáfora del pan y el vino, como símbolos del cuerpo y la sangre humanas, tergiversación de la idea cristiana del pan y el vino sagrados. Los haitianos practican

…así un rito caníbal camuflado, un rito que sería la inversión de la misa católica, y la prueba de que el hechicero dispone de los poderes espirituales atribuidos a los sacerdotes…La actividad hechicera consiste en beber sangre y en comer carne humana: así pues, quien se atreve a beber sangre deja entrar en él al “diablo”, que tarde o temprano no dejará de devorarlo a él y a los suyos. Para el vuduizante, al igual que para numerosas tribus del África Negra, la sangre es la sede del espíritu. La referencia a las creencias católicas de la transformación del pan y el vino  en el cuerpo y en la sangre de Jesucristo no es puramente analógica: viene a fortalecer todo el sistema de creencias en las prácticas antropofágicas, todo el sistema de poderes de la hechicería, que consiste, por la succión de la sangre, en devorar el alma del individuo. (Hurbon, 1997: 129)

A principios del siglo XX Haití atravesaba una crisis política internacional, y la hegemonía de los Estados Unidos de América se dejaba sentir:

En 1913, el presidente Wilson declaró: “Nuestra obligación para con el pueblo norteamericano requiere que demos nuestra legitima asistencia a los inversionistas norteamericanos en Haití. Pero también tenemos la obligación de proteger a Haití de la explotación y de las injusticias que sufriera por parte de los norteamericanos (Foreing Relations, 1914: 370-371 en Castor, 1971: 28) En vísperas de la ocupación [norteamericana], las inversiones estadounidenses en Haití se elevaban a más de 15 millones de dólares; además de sus intereses en las compañías de azúcar, de tranvías y de muelles, los norteamericanos poseían el 50 % de la acciones del Banco Nacional, de la Grace Syndicate y tenían concesión para construir vías férreas de la capital a Cabo Haitiano (Castor, 1971: 29).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s